Es una cadena de cafeterías de especialidad que abrió en 2013 en Lima. La que se menciona específicamente queda ubicada en las calles Pardo y Aliaga 695, en San Isidro. Su nombre, “Puku Puku”, término quechua que le hace honor a un pájaro que canta al amanecer para despertar y levantar al campesino que lo escucha, y poder presenciar la salida del sol.

diseño de su local, posee con aspecto amplio y cómodo, con distintos espacios o ambientes que se adaptan de acuerdo cada momento en el día; tienen barra, mesas bajas y espacios más privados en caso de que se quiera realizar una reunión. Los materiales que utilizan para la decoración son reciclados en un 50%, se permite la entrada de mascotas y además cuenta con un espacio para que jueguen los niños.

Los fundadores del local, Andrew Michell y Jaime Gordillo, inciaron este proyecto con el primer local situado en la calle Narciso Colina, en Miraflores. El diseño de este era pequeño, y sólo tenían la intención de servir un buen café, se centraron en conocer al consumidor para entender sus necesidades. Después de este camino recorrido, empezaron a buscar más locales y actualmente cuenta con su cuarto local en San Isidro.

No sólo ofrecen café, sino también cervezas artesanales u productos hechos a manos por peruanos emprendedores, apoyando siempre le talento nacional. Tienen una buena atención y servicio al cliente, su lema principal es la responsabilidad y el cariño durante todo el proceso de elaboración del café. Si deseas llevar café a la casa, te ofrecen tres orígenes distintos y muelen el café al momento según el método de preparación que tu prefieras.

Sin duda es una cafetería en el que querrás probar toda la gama de cafés que ofrecen, desde los calientes hasta los cafés fríos, sin dejar pasar las bebidas con alcohol.